Unos Zapatos a la Medida

Juanparloz/ febrero 13, 2020/ Educación/ 0 comentarios

Cierto día un Padre notó que su hijo ya estaba creciendo y los zapatos que tenía ya no le quedaban pues cada vez le quedaban más chicos.

-Hijo, vamos a comprarte unos zapatos nuevos-

Su pequeño de apenas unos 6 años de edad, entusiasmado se sintió el más afortunado del mundo ya que además de ir con su padre, estrenaría zapatos. Al llegar a la Zapatería se maravilló al encontrar tanta cantidad de modelos y tallas, en el piso había un tapete con el dibujo de cada talla de zapato impresos en tamaño real, alegremente el niño corrió al tapete a empezar a medirse las tallas hasta que encontró que su talla perfecta era la 4, rápidamente fue al estante de los modelos de zapatos talla 4, encontró unos zapatos acolchonados y muy cómodos, se veía que con ellos podría correr muy bien, cosa que a él le encantaba, había otros muy duros y formales, -¡Esos quedarían perfectos con una fiesta elegante!- pero luego encontró unos que además de verse cómodos, se veían muy formales y tenían un diseño que al niño le encantó, eran los zapatos perfectos para él, cómodos, ligeros, resistentes, de colores sobrios y de buen precio. El niño fue con su padre para decirle el modelo que había elegido pero su padre ya había encargado unos zapatos idénticos a los que traía él, eran unos zapatos duros, grises y de talla 7 pues esa era su talla; El niño reponiéndose de la impresión y en parte desilusión se probó los zapatos que su padre eligió.

-Papá, esos zapatos están incómodos, me lastiman los dedos meñiques y se ve que no podré correr con ellos porque son muy pesados-

-Hijo, debes usar estos, son los zapatos que todo mundo usa y esta es la talla que a todo mundo le queda, hoy sufrirás pero aprenderás a usarlos como todo el mundo-

Desde entonces el niño ya no pudo correr y tuvo que caminar con mucho cuidado y pesar, al igual que lo hacían todas las personas del pueblo

Los zapatos cómodos y que permitían hacer de todo estaban reservados para aquellas personas que visitaban el pueblo y que no tenían necesidad de ajustarse a las reglas de ahí y aunque todo mundo admiraba la forma de vestir zapatos de otros lugares, nadie jamás se atrevió a ser diferente en su propia tierra

Reflexión:

La escuela es como los Zapatos, tal vez le lleguen a calzar bien a muchas personas, pero siempre habrá quienes necesitan otro modelo, otra talla. Aunque existen gran cantidad de modelos de escuelas, también hay modelos que no existen en todas partes, así como personas a las que no les calza ninguno de estos. ¿Qué estamos haciendo por buscar el modelo de zapatos que les permita expresarse y ser libres a nuestros hijos? ¿A Qué modelos de zapatos tuvimos que renunciar por hacer las actividades escolares y aprender cosas que hoy no usamos?

Si te gustó esta reflexión, no te olvides de comentar

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*